El FDL y Alterfin, una colaboración con más de 20 años de historia

Es preciso destacar una colaboración que nos conmueve especialmente. Más allá de una mera inversión financiera, es una inversión que representa los valores de Alterfin en su búsqueda constante de colaboraciones con buen juicio, en una sociedad donde el ser humano cada vez se tiene menos en cuenta.

Por ello, Alterfin se esfuerza en destacar sus principios y compromisos a través de las financiaciones que realiza y, en este aspecto, nos complace destacar la historia de una colaboración repleta de giros que se remonta a más de 20 años atrás.

El Fondo de Desarrollo Local (FDL), una institución de microfinanzas (IMF) nicaragüense, se creó en 1992. Al conceder microcréditos en zonas rurales donde la población local no tenía acceso a ningún otro servicio financiero, su número de clientes —agricultores, pequeñas empresas y pequeños comerciantes— fue creciendo progresivamente. En la actualidad, cerca del 49 % de los clientes del FDL son mujeres que viven en zonas rurales.

Un éxito a largo plazo

La idea, surgida de las mentes brillantes del instituto universitario Nitlapan, con sede en Managua, era crear, a finales de los años ochenta, un programa de microfinanzas que prestasen apoyo a la actividad de los pequeños productores de la región. Una vez demostrada la sostenibilidad del proyecto, en 1992 se creó una institución específica para gestionar el programa. Así nació el Fondo de Desarrollo Local (FDL).

El proyecto lo supervisó Saúl Castro, empleado, en aquella época, del Ministerio de Agricultura de Nicaragua y que, en la actualidad, es consultor jefe de Alterfin para Latinoamérica:

"Resulta difícil imaginar que, en aquella época, las oficinas del FDL se resumían a un pequeño despacho en el campus de la Universidad Católica de Managua. Por aquel entonces, entre siete y diez personas se sentaban detrás del ordenador para intentar proponer ideas concretas de desarrollo financiero."

En 1999, se desembolsó un primer préstamo de 80 000 USD. Por lo tanto, Alterfin forma parte de los primeros inversores extranjeros. Con el paso del tiempo, y acordes al crecimiento de la institución, las financiaciones de Alterfin al FDL se fueron incrementando hasta alcanzar en la actualidad la cantidad de 1 700 000 USD, una parte de la cual participa en el capital de la institución.

En dos décadas, el FDL se ha convertido en una de las IMF más grandes de Centroamérica, así como en una referencia académica en materia de microfinanzas en el ámbito rural que tiene, como prioridad, el sector agrícola.
No obstante, estos años no han estado exentos de complicaciones.

"A finales de los años noventa, el huracán Mitch afectó a la mayoría de los países de Centroamérica y, por ende, a los clientes del FDL. Como resultado de esta catástrofe, se perdieron más de 750 000 USD repartidos entre 17 sucursales.» «Poco tiempo después, en 2001, se produjo en la misma región una de las mayores crisis del café de los últimos 20 años. Los precios bajaron hasta menos de 50 USD por quintal. Debido a ello, el FDL tuvo que revisar su política de crédito y su estrategia general. Sin embargo, se mantuvieron la cercanía de la misión, la visión y el desarrollo de aquellas campañas y sectores a los que les seguía resultando difícil acceder a las líneas de crédito."

A todo ello hay que añadirle el movimiento "No Pago", de 2008, y las crisis políticas que han sacudido al país desde el año 2013.
No obstante, pese a todos estos altibajos, el FDL ha demostrado una capacidad de resistencia innegable que le ha permitido hacer frente a las dificultades y continuar con sus actividades.

"Como Alterfin, siempre hemos mantenido vigente la relación con el FDL, incluso durante los periodos más difíciles, como la crisis de 2008, durante la cual el país vio interrumpida una parte importante de las facilidades de crédito externas." (Saúl Castro)

En todos esos tiempos de crisis, Alterfin nunca dejó de prestar apoyo al FDL. Las financiaciones de Alterfin al FDL han acompañado la actividad de la institución hasta alcanzar en la actualidad la cantidad de 1 700 000 USD de préstamos totales, una parte de la cual participa en el capital de la institución.

 

Encuentro entre el equipo de Alterfin y los responsables del FDL durante una de sus visitas a nuestras oficinas (en octubre de 2019).

Gracias a las importantes colaboraciones, como la que mantenemos con el FDL, comprendemos mejor el compromiso y el significado de las «financiaciones Made in Alterfin».

Cabe destacar que Alterfin es una de las instituciones pioneras en materia de apoyo financiero en el ámbito rural de los países en desarrollo.

A modo de conclusión, queremos citar a Saúl Castro, consultor jefe de Alterfin para Latinoamérica, que fue el impulsor de la colaboración con el FDL, hace más de 20 años: «La relación entre Alterfin y el FDL representa un auténtico éxito en el plano personal.» «Con el apoyo continuo de Alterfin, el FDL ha podido afrontar, uno a uno, los obstáculos que se le han presentado y ha podido mantenerse entre las mejores IMF de Nicaragua.»

FDL, finaliste du Prix européen de la Microfinance 2019 (vidéo)

¡Nuestro deseo mutuo es que esta relación permanezca así durante mucho tiempo, impulsada por el constante compromiso en favor de una financiación ética y sostenible!

El FDL en cifras

Todas las noticias